jueves, 5 de julio de 2018

SEGUNDO CUMPLEAÑOS ESCUELA POPULAR DE MICROFÚTBOL GESTORES DE PAZ POTOSÍ





En Potosí, un barrio en la parte alta de Ciudad Bolívar donde se han vivenciado los estragos ambientales y sociales de la minería a cielo abierto, el paramilitarismo urbano (bacrim), la ausencia del estado y el asesinato sistemático de nuestros jóvenes; un grupo de niños, niñas y jóvenes le apuestan a la construcción de paz desde talleres los sábados y fútbol popular los domingos.


El 1 de Julio de 2018 muy temprano de la mañana (8:00 am), los y las profesores de la escuela popular de microfútbol Gestores de Paz Potosí, llegaban con sus tulas de trabajo con conos, balones, petos y las mallas para adecuar las canchas dobles del barrio, mientras los y las mentoras (profesores de los talleres los sábados) empezaban a avivar el fuego de la olla comunitaria en donde todos y todas estaban invitados a pelar la papa, yuca, plátano, cebolla, cilantro y otros ingredientes que potencializaban el almuerzo, a esta tarea se sumó el amor de algunas madres de los futbolistas populares, en donde con las sonrisas y comentarios se evidenciaba la alegría de celebrar el segundo cumpleaños de la escuela de microfútbol y la emoción de ver los niños y niñas ansiosos calentando para saltar al terreno de juego para divertirse.

Al recordar un poco la historia del nacimiento de la escuela de microfútbol, evoca en los profesores bonitos recuerdos y el significado de la educación popular: en unos talleres de los sábados, al plantear el dialogo con los niños y niñas junto a los profesores o mentores, los primeros propusieron como espacio alternativo un lugar donde pudieran jugar fútbol, donde no les cobrarán y pudieran jugar con otras escuelas y campeonatos. Y efectivamente se empezó a gestar con un balón los días domingo de julio del 2016, la escuela de microfútbol popular donde un solo profesor entrenaba a casi 100 niños y niñas. Con el tiempo este proyecto empezó a tomar las bases y fuerzas para consolidarse como la escuela de microfútbol popular Gestores de paz Potosí, al punto de contar y entrar con tres profesores en cuatro categorías a la segunda edición de la liga popular “Del Barrio A La Academia”, llegando a semifinales en algunas categorías construyendo equidad de género, memoria, educación popular y valores. Actualmente continua participando en la tercera edición de la liga junto a todas las categorías y llegando a semifinales

A medida que transcurría el día y las emociones de las familias con la comunidad se expresaban en las barras de los equipos, se estampaban camisetas, se vendían boletas de una tómbola y se finiquitaba el sancocho del almuerzo. Una deliciosa sopa esperaba a la una de la tarde a los y las jugadoras de cada equipo y escuelas presentes, algunos y algunas cansadas de jugar, otras y otros esperando impacientemente su turno. Al llegar al lugar de la olla algunas mamas los recibían con una sonrisa que reflejaba el amor y paciencia que tienen nuestras progenitoras.

Después de reutilizar algunos platos y repetir sancocho, se sentía la presión en los partidos porque se estaba llegando a la final de los campeonatos en cada categoría. Los padres y madres gritando el nombre de sus hijos, y los niños y niñas jugando emocionados como si fuera el gran partido de sus vidas y divagando sobre el premio al equipo ganador.


Estos últimos partidos demostraban la igualdad de condiciones que tenían los niños y las niñas al jugar, también que a pesar de la presión que tenían por estar en la final, el equipo contrario era un amigo y por ende no se aceptaba ningún tipo de violencia dentro de la cancha. Además reflejaban la disciplina del entrenamiento de sus escuelas y la emoción de sus profesores al gritar.


Una vez acabada las finales entre risas y algunas lágrimas, se celebraba el triunfo de los campeones del tornero relámpago, entendiendo que todos  ganaron por haber jugado y divertirse. Los anfitriones (Escuela popular de microfútbol Gestores de paz), en algunas categorías premiaron con libros para incentivar la lectura en las vacaciones y en otras daban unos diplomas.  Jugó la tómbola y se dio el premio al ganador correspondiente.


En el ocaso del atardecer, mientras el sol daba espacio a la luna de brillar en los cielos, los anfitriones limpiaban la cancha, bajaban las mallas y pendones y terminaban la jornada con una sonrisa inmensa en la cara. Se notaba el cansancio en los profes y la emoción en los niños y niñas pero prevalecía la felicidad de que se había cumplido el objetivo: celebrar el cumpleaños de la escuela de microfútbol.

¡Por un hoy y un mañana diferente, con justicia social,
Ambiental e incluyente. Gestores de Paz!
Escrito por: Juan Ortega
Fotos tomadas por: Jeyson Bernal Y Edna Higuera

Colectivo Al Timon