miércoles, 2 de noviembre de 2016

Potosí se abre de paz en paz. 10 años trabajando con la niñez.


En el marco de la celebración del cumpleaños  del Movimiento Nacional de niños, niñas y jóvenes gestores de paz, en Potosí realizamos diferentes procesos para  conmemorar la importancia de la fecha, además fue una oportunidad para generar más incidencia y reconocimiento en diferentes espacios de nuestra comunidad así como para continuar en la búsqueda de fortalecer la articulación de muchxs más en este camino de construcción de paz, y de manera particular celebrar que en el 2016 ya se cumplen diez años en los que gestores de paz llega a nuestro barrio y empieza a convertirse en sueños y caminos para niños, niñas y jóvenes de Potosí.




Durante todo el mes estuvimos en diferentes instituciones educativas del sector compartiendo lo que han sido diez años de trabajo con la niñez, de procesos de aprendizaje colectivo y construcción de paz, lo hicimos a través de nuestro vídeo “Gestores de paz Potosí 10 años construyendo paz” desde el que se iniciaba la socialización y discusión de lo que ha sido nuestra experiencia de construcción de paz para luego trabajar desde la promoción de diferentes actividades que nos permitían reconocer al otro comprendiendo el compromiso de la construcción de paz desde nuestras cotidianidades y también desde la coyuntura que invita a pensarnos el país de una manera distinta.

Agradecemos al Instituto San Pablo Apóstol, al Manuel Elkin Patarroyo y al colegio Sierra Morena por abrirnos las puertas de sus aulas y permitir que los  y las estudiantes se dieran un momento de reflexión y empoderamiento frente a la construcción de paz, por mostrar voluntad e iniciativa de paz y de reconocimiento a procesos locales y territoriales que, como gestores de paz, buscan transformar las realidades inmediatas y soñar con una cultura de paz en nuestros barrios y nuestro país.
De igual forma, llenando de colores el barrio expresamos nuestro compromiso con la construcción de paz con justicia social y ambiental; En tres diferentes puntos de la comunidad realizamos murales reafirmando nuestro compromiso de paz y transformación de nuestro presente y nuestro futuro en compañía de la mesa ambiental, lxs compañerxs de la escuela ambiental barrio Potosí, Colectivo Al timón y unidad de procesos populares junto a los niños, niñas y mentores Gestores de paz, quienes llenamos de color y sueños las paredes y los andenes de los y  las habitantes de la comunidad que celebran y reconocen nuestro trabajo por la construcción de paz. 

Los espacios de discusión y encuentro también nos llamaron, así el siguiente escenario fue nuestro foro “Bogotá y Soacha se abren de paz en paz, Posconflicto y construcción de paz” que reunió a diferentes procesos organizativos que hemos venido pensando y trabajando por la construcción de paz desde lo local, en el que socializamos y articulamos experiencias de las diferentes formas y alternativas de pensar el posconflicto y la construcción de paz desde los territorios.



Finalmente la montaña fue nuestra anfitriona, con fútbol popular y cuentos celebramos en nuestro parque Cerro seco, nos pusimos la camiseta de la paz y con sancocho, en comunidad celebramos junto a la academia BCB, Leopard y Estrellas de Casa Loma y  disfrutamos de un campeonato relámpago además de felicitar a las y los ganadores del primer concurso de cuentos comunitario.
Así, Potosí durante el mes de Septiembre se abrió de paz en paz, se visitó de conmemoración y de compromiso con la construcción de paz; han sido 10 años de caminos llenos de lucha y aprendizajes, de trabajo conjunto con los niños y niñas como principales actores en la construcción de la paz, de trabajar por y con la comunidad, de soñar con un barrio, una localidad y un país diferentes, en paz con justicia social y ambiental. Los gestores de paz hemos estado convencidos desde hace diez años que somos nosotros y nosotras los principales actores de la paz, que es un proceso de disposición colectiva que debe traer diferentes transformaciones y que desde la construcción de movimiento social, de participación comunitaria y política se han venido y se seguirán sembrando las semillas de la nueva Colombia que construya y viva la cultura de paz.